Posteado por: vinadas1 | 11/08/2010

Dos banderas españolas en el podio del Mundial (III): 2003; Astarloa se llevó el Mundial de Freire

Verona 1999, Lisboa 2001 y Hamilton 2003; las cuentas de Freire eran sencillas, un mundial los años impares, y además el recorrido canadiense le venía como anillo al dedo.

La prensa lo vaticinaba y tenía el equipo nacional a su entera disposición para lograr el ansiado triplete,Valverde (revelación de la temporada con podio en la Vuelta) y Astarloa (vencedor de la Flecha Valona) de lugartenientes de lujo; Sevilla, Igor González de Galdeano, Marcos Serrano, Manuel Beltrán o Paco Mancebo como gregarios, y uno de los mejores seleccionadores de la historia, el incombustible Paco Antequera; en fin, uno de los mejores bloques que se haya podido ver en la historia reciente del ciclismo.

En frente a la escuadra hispana cabía destacar al eterno rival mundialista de Freire; Paolo Bettini, el transalpino, mejor clasicómano del año con las victorias en Milan-San Remo, San Sebastián y Hamburgo logró su segunda copa del mundo; David Millar, el escocés buscaba hacer doblete el mismo año tras lograr el oro en crono unos días atrás; George Hincapie, el norteamericano se fue de la Vuelta a medio recorrido para preparar el Mundial; Erik Zabel, el eterno zorro, no partía como gran favorito pero si llegaba alante podía causar problemas; el belga Van Petegem, más que experimentado en colocación para sprint y con un arranque impresionante era una seria amenaza; Danilo Di Luca y Danielle Nardello, los segundas espadas italianos podían causar problemas, al igual que Valverde y Astarloa.

El día siguiente fue un día histórico para el deporte patrio, y es que hubo un doblete de campeones del mundo; Dani Pedrosa ganó su primer mundial de 125 cc y Astarloa relevaba a Cipollini como portador del maillot arcoiris.

Fue el triunfo del tapado, del gregario, del secundón de Freire, de la combatividad, del esfuerzo, del sacrificio, de la burla al pasado, de demostrar que la grandeza se mide en las veces que uno se levanta…

Y es que Astarloa ganó a lo grande, metiéndose en el corte bueno con Bettini, Bo Hamburger, Van Petegem, Boogerd y Camenzind. El de Ermua se fue al suelo y se levantó como si nada, se reenganchó en el grupo, entonces empezaron a racanear los 6 fugados cuando sentían el aliento del pelotón en la espalda y Astarloa atacó, como los grandes, sin mirar atrás, sin importarle el viento de cara, dándole igual que el pelotón le tuviera a tiro, que Bettini pudiera alcanzarle con dos pedaladas de las suyas, que su capo estuviera en el pelotón… Coronó con 8 segundos sobre el pelotón del que se fugaron 6 hombres (Bettini, Valverde, Van Petegem, Booger, Bo Hamburger y Barry)  en busca del vasco, pero este volaba imparable hacia la victoria que marcaría su vida. Y el vasco volaba y volaba y los perseguidores no podían hacerle frente, gracias en parte a Valverde que hacía de tapón cuando podía.

Y llegó el doblete con un sprint de manual del murciano y la incredulidad de Astarloa al girarse en la recta de meta y comprobar que tras él no había nadie, dejó una frase para la historia: “Ha sido increible, ni me lo creo ahora ni cuando eché la vista atrás antes de cruzar la línea de meta y vi que ganaba.”

Los gráficos y portadas han sido tomados de la hemeroteca de El Mundo Deportivo

by vinadas1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: