Posteado por: vinadas1 | 30/06/2010

Le Tour de France 2010

La mejor carrera del mundo, la vuelta que copa más titulares y que ocupa más páginas, las mejores audiencias radiotelevisivas a nivel mundial, los miles de periodistas acreditados, los millones de fans ciclistas improvisados, el increíble podio de París, los interminables pasillos de gente en los puertos míticos, las volatas al filo del infarto, las fechas rodeadas en rojo en centenares de calendarios de ciclistas… como no, estoy hablando del Tour de Francia.
107 años después de que Maurice Garin se impusiese en 3 de las 6 etapas y se llevase la general final, el Tour sigue siendo un referencte del ciclismo mundial. Va a alcanzar la 100ª edición en poco tiempo (este año es la 97ª), y es que sólo se detuvo durante las dos guerras mundiales.

De paseos militares a jugarse el Tour en las calles de París
Y así es, la historia del Tour está llena de historias de todo tipo y con todo tipo de final, 97 años dan para mucho y se han publicado muchos libros que nos narran todos y cada uno de los Tours que se han disputado.
Durante sus primeras ediciones era de dominio local, y es que hasta 1912 solo un intruso se hizo con la victoria final (Faber, 1909). Tras esa fecha y hasta 1923 los belgas fueron amos y señores de la carrera, que hasta 1950 fue coto privado de caza de italianos (Coppi venció en 1949 y Bartali en dos ocasiones), franceses, belgas y holandeses. Tras otro Tour de Coppi y 2 que se fueron para Suiza dominó Bobet la carrera, y Bahamontes se impuso en 1959 llevándose la carrera para territorio español. Anquetil, Merckx e Hinault impusieron dictaduras militares durante varios años y luego le tocó al navarro Indurain hacer lo propio durante 5 años seguidos. Ocaña y Perico Delgado también habían ganado su Tour. Riis, Ullrich y Pantani se aprovecharon de la transición antes de que el infatigable Lance Armstrong superase un cáncer y se hiciese con 7 Tours consecutivos. Desde 2005 esta carera sufre un monopolio español totalitario.
Muchos momentos para recordar, la impotencia de Poulidour al ser el eterno secundón, el increíble duelo Fignon-Hinault, el canibalismo de Merckx, los ataques alocados de Marco Pantani… quedarán en la retina de todo buen aficionado al ciclismo.

Contador vs Resto
Aunque a principio de temporada parecía que el Astana no era equipo para tratar de defender un entorchado en el Tour de Francia, la carretera y la competición han demostrado todo lo contrario.
Así todo el pinteño y el equipo del gobierno kazajo tendrá que atender a multitud de frentes, el potente RadioSchack liderado por el heptacampeón Lance Armstrong, que parte de gran favorito a destronar al madrileño junto al joven Andy Schleck apoyado por el Saxo Bank. También Samuel Sánchez (Euskaltel), Wiggins (Sky), Gesink y Menchov (Rabobank), Evans (BMC), Sastre (Cerveló), Luis León Sánchez y Purito Rodríguez (Caisse d’Epargne) y Basso y Kreuziger (Liquigas) serán otros rivales del madrileño.
La lucha por las volatas también será encarnizada, Cavendish (Columbia), actual rey del sprint llega tocado tras una dura caída en Suiza que hará que llegue en precarias condiciones a la ronda gala. Freire (Rabobank), Haussler y Hushovd (Cerveló), Boonen (Quickstep), Bennati (Liquigas), Pettachi (Lampre), McEwen (Katusha) y Farrar (Garmin) serán los máximos aspiratnes a hacerse con el verde bacante.
“Espartaco” Cancellara pese a las acusaciones de dopaje mecánico sigue siendo una máquina de rodar, por lo que de él se esperan victorias en cronos y en el pavé.
Como siempre en las etapas de transición habrá valientes que lo intenten en busca de una gloria efímera, pero que reporta grandes beneficios para él y para su equipo.

Los colosos pirenaicos decidirán la carrera
Y es que las etapas alpinas de este Tour están muy descafeinadas, aunque son las primeras en disputarse de alta montaña, son 2 frente a las 4 que se disputarán en la separación natural entre España y Francia, además de haber 1 etapa con paso en pavé, que será una etapa en la que no se gane el Tour, pero en la que se puede perder si las cosas te van mal.
La Grande Boucle se inicia, como la última Vuelta y el último Giro en los Paises Bajos, concretamente en Rotterdam. Cuatro etapas por los países del Benelux, entre las que destaca la etapa con final en Aremberg y con pavé.
Varias etapas de transición hasta llegar a los Alpes, cuatro etapas con puertos, dos de ellas son de alta montaña. Para empezar se subirá una consecución de 6 puertos de 2ª, 3ª y 4ª con final en la Station de Rousses, al día siguiente la meta se sitúa en Avoriaz (puerto de 1ª) tras pasar por Ramaz (1ª), un día más tarde la reina alpina, final en Saint-Jean-de-Maurienne,justo al acabar el descenso del Col de la Madaleine (HC) previo paso por la Colombiere y Saisies, ambos de 1ª. Para cerrar las etapas alpinas, otra de medio montaña, con final en Gap tras un prolongado descenso.
Tres etapas más, una de ellas con colinas, se disputarán antes de las 4 etapas de alta montaña pirenaica. Comenzarán en Ax-3-Domaines (1ª) que comienza nada más acabar el descenso del Port de Palheres (HC), al día siguiente la gloria esperará en Bagnères de Luchon, al acabar el descenso del Port de Balès (HC). La etapa más descafeinada es la tercera, con final en Pau 60 kilómetros después de coronar el Aubisquie (HC)
La organización, en un gesto de apiadación hacia los ciclistas puso un día de descanso antes de afrontar la última etapa pirenaica, que será el más especial, con final en el coloso pirenaico por excelencia, el Tourmalet, en cuya cumbre se situa la estación de esquí La Mongie, meta de esta etapa, pero que no será el único puerto de la jornada, Col de la Marie Blanque (1ª) y Col du Soulour (1ª) en cuyas faldas comienza el gran coloso pirenaico serán también jueces de este apoteósico final pirenaico.
Una etapa llana para descansar y, por si la carrera no estuviera decidida tras 6 etapas de alta montaña, una crono de 52 kms. en Burdeos serán el previo al paseo por París, donde los ciclistas son recibidos con honores de lo que en realidad son, héroes.


¿Y la afición?

Como cada julio, los hoteles de las localidades cercanas a puertos de paso por el Tour se llenarán hasta los topes y veremos en las cunetas un infinito número de banderas venidas de todos los rincones del mundo, predominarán las galas, pero según la región se teñirá de otro color, las del león de Flandes serán reinas durante las primeras etapas, en los Alpes la tricolor se verá eclipsada por las italianas, y en los Pirineos acudirá en masa la marea naranja, aficionados del Euskaltel-Euskadi provistos de ikurriñas que darán todo su apoyo a los corredores de su equipo para que repitan la gesta de Roberto Laiseka o para que Samu Sánchez se suba al podio de París y deje de tirar al palo.
Lo que es segura es que la inagotable afición de este deporte, puesto en duda por mucha gente, nos dejará en la retina imágenes que merecerán no ser olvidadas.

by vinadas1

Anuncios

Responses

  1. El único enemigo de Contador es su equipo, sigo dudando de que estén a la altura de una vuelta de tres semana, pero el Tour es el Tour y motiva a todo el mundo incluidos los ciclistas….
    Que ganas de que empiece


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: